Sáez

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido castellano de origen patronímico, derivado, como el de Sáenz, del nombre de pila Sancho, del latín Sauco, una de las más antiguas divinidades romanas del ciclo de Júpiter; era el Dios garante del juramento, y a tal efecto tenía en Roma un templo en el Quirinal donde se guardaban los tratados. A través de los siglos los Sáez pasaron desde La Rioja y Cantabria (donde radicaron los más antiguos solares documentados) a Navarra, las Vascongadas y ambas Castillas, y más tarde, ya con la Reconquista, a tierras de Murcia, Extremadura y Andalucía. Ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid hicieron prueba de hidalguía, entre otros, los siguientes Sáez: Juan Sáez Manso, vecino de Nestares (Cantabria), en 1545; Martín Sáez de Rozas, vecino de Rozas (Cantabria), en el año 1590, y José Sáez de la Calleja, vecino de Ramales (de la Victoria) (Cantabria), en 1762. Descendientes de las familias Sáez que pasaron a la repoblación de La Mancha, Extremadura y Andalucía, hicieron igual probanza de hidalguía, ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Granada, entre otros: Pedro Sáez Vela del Barrio, vecino de Arjonilla (Jaén), en 1578; Esteban Sáez de Herrán, vecino de Buenache (Cuenca), en 1589, y Pedro Sáez de San Pelayo, vecino de Zafra (Badajoz) en 1619.

Armas.- Unos de los escudos más antiguos es: Un castillo acostado de dos árboles, uno a cada lado, y a la puerta del castillo un ave que lleva una argolla en el pico.

Extracto de la información contenida en la lámina de este apellido editada por Instituto de Historia Familiar.

Para obtener información sobre cómo conseguir su árbol genealógico familiar visite: www.heraldicafamiliar.com