Rojas

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Muy antiguo apellido castellano, en general, de origen toponímico, procedente, en buena parte, del topónimo Rojas, nombre de una localidad de Burgos, llamada así por el color rojizo de sus tierras. No obstante, en otros casos, podría ser una forma plural femenina de –roja-, apodo de mujer con el pelo rojizo. Es apellido bastante frecuente y se halla repartido por España, si bien se registra, sobre todo, en Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Cádiz, Córdoba, Toledo, etc. Uno de los primeros portadores del apellido Rojas fue Diego Sánchez, que se llamó -de Rojas- por haber poseído la villa de este nombre en la Bureba (Burgos); fue Mayordomo Mayor del Rey Alfonso VIII de Castilla y León (1158-1214). Alonso de Rojas marchó desde Burgos a la conquista de Valencia, al servicio de Jaime I de Aragón, quedando allí heredado y consiguiendo el título de Capitán de Caballos. Pasaron después los Rojas a la conquista de Extremadura, Murcia y Andalucía, donde levantaron nuevas casas, probando su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada, entre otros: Baltasar Rojas, de Sevilla, en 1553; Fco. de Rojas, de Daimiel (Ciudad Real), en 1588, y Juan de Rojas, vecino de Antequera (Málaga), en 1568. En la Puebla de Montalbán (Toledo) hubo una antigua casa de Rojas, de la que fue Fernando de Rojas (1470-1541), autor de “La Celestina”. Su pariente, Diego de Rojas, probó su nobleza, en 1555, ante la Real Chancillería de Valladolid. Armas.- Fueron las más antiguas: En campo de oro, cinco estrellas de azur puestas en sotuer.