Redondo

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido castellano, relativamente frecuente y disperso por España e Hispanoamérica. Tuvo su origen, en parte, en el adjetivo –redondo-, “persona rechoncha, o cuyo rostro tenía forma redondeada”; también pudo originarse por vía toponímica, pues son varios los lugares llamados Redondo, sitos en Burgos, Córdoba, etc., con el significado de “terreno adehesado y que no es común”; finalmente, Redondo puede ser, en parte, una corruptela por aféresis de Arredondo, nombre de una población de Cantabria, del latín -agro rotundo-, “campo redondo”. Hubo, por todo ello, distintas familias Redondo, no emparentadas entre sí, siendo de las más antiguas las originarias de la Montaña de Santander, con casa solar en el Valle de Ruesga (Cantabria). Ante la Real Chancillería de Valladolid probaron su nobleza, entre otros, Diego Redondo, vecino de Valdemagaz (León), en 1538; Agustín Redondo, vecino de Regueras de Abajo (León), en 1740; Juan Redondo, vecino de Oropesa (Toledo), en 1538, y Juan de Redondo, vecino de Santiso (Asturias), en 1583. Ante la Real Chancillería de Granada lo hicieron, entre otros, Gaspar Redondo, de Sevilla, en 1571; Juan Redondo de Ávila, de Montalbanejo (Cuenca), en 1587, y Ventura Redondo, de Torreperogil (Jaén), en 1684. Armas.- Unos Redondo: En campo de oro, un castillo al natural, con una doncella asomada a la ventana de la torre del homenaje, y dos leones, de gules, rampantes y afrontados a cada lado de la puerta del castillo. Bordura de gules con ocho veneras de plata.