Ramírez

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido patronímico, frecuente y repartido por España e Hispanoamérica. Deriva del nombre personal de origen germánico Ramiro, contracción de –Ranimiro-, que dio lugar al nacimiento del nombre visigodo –Ranamers-, compuesto por la voz -rana-, que significa “cuña” ( metáfora del guerrero temerario que, en su arrojo, abre con su cuerpo la brecha de la derrota en las filas del enemigo), y –mers-, que significa “ilustre”, “brillante”, “famoso”. Hubo, por tanto, distintas familias apellidadas Ramírez, no emparentadas entre sí, algunas de las cuales alcanzaron la nobleza. Entre las primitivas casas de este patronímico de más antiguo y noble origen, figuran estas dos: la que tuvo solar en Madrid, en el reinado de don Alfonso VI de Castilla, y la que en Navarra proce¬dió de la Casa Real de aquel reino y tuvo en señorío la villa de Arellano (cuyo nombre tomó por apellido), perteneciente al p. j. de Estella, dando lugar al apellido compuesto Ramírez de Arellano. Pasaron los Ramírez a la conquista de la España musulmana, y de una casa que hubo en Lucena (Córdoba) descendió a fines del siglo XVI Francisco Ramírez, uno de cuyos nietos, llamado Juan Pascual Ramírez, se cruzó caballero de la Orden de Calatrava, en 1687. Muchos otros Ramírez probaron su nobleza ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, así como para su ingreso en las antiguas Órdenes Militares o para el ejercicio de cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición.

Armas.- Unos Ramírez: De plata, con un águila de gules. Bordura ajedrezada de plata y gules en dos órdenes.