Morro

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, poco frecuente y radicado sobre todo en Baleares, siendo notable su presencia en Castellón, Cádiz, Barcelona, Madrid, Valencia y Badajoz, y menor en Tarragona, Sevilla, Sta. Cruz de Tenerife, Valladolid, Las Palmas de G.C., Alicante, Cáceres, etc. Tuvo su origen en la voz –morro-, que generó motes y apodos aplicados a personas de labios abultados, o bien del topónimo Morro, con la acepción de “monte o peñasco prominente pero de punta chata”. Morro Jable es una localidad de Fuerteventura, y El Morro lo es del municipio de Cuevas de Almanzora (Almería). Tuvieron los de este apellido una antigua casa solar en la villa de La Selva (Mallorca), de la que fue descendiente Pedro Morro, que, como diputado por dicha villa, juró homenaje al Rey Alonso III de Aragón, en 1285, época en que prestaron igual juramento, Bartolomé Morro, por Inca, y Romeo Morro, por Alcúdia. Bonifacio Morro, fue Miembro del Grande y General Consejo de Mallorca, Procurador Real en 1434 y Jurado en los años 1440, 1453 y 1459. Raimundo Morro y Pastor fue conde de Santa María de Formiguera, siendo nombrado, en 1724, Depositario Real de Mallorca. En Catalunya, Jaume Morro Cuch, era vecino de Vic (Barcelona) en 1553, según el censo de hogares de aquel año. Ante la Real Chancillería de Granada probó su hidalguía, en 1733, Manuel Moreno Carballar y Morro, vecino de El Bonal (Badajoz). Armas.- Unos Morro trajeron: En campo de azur, un león rampante, de oro, coronado de lo mismo.