Montoya

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Antiguo apellido de origen alavés, bastante frecuente y repartido por toda España, procedente, según Mogrobejo, de la voz euskera –montoia-, “sitio de pastos”, “pastizal de juncos”. Añade Mogrobejo que la primitiva casa solar del linaje Montoya radicó, desde tiempos inmemoriales, en la villa de Berantevilla (Álava), algunas de cuyas ramas pasaron al condado burgalés de Treviño, Santa María de Tobera, Pobes, Miranda de Ebro y otras localidades próximas. También se tienen noticias de antiguas casas de este apellido en Grijota (Palencia), y en Chinchón (Madrid). De Berantevilla fueron Rui Díaz de Montoya y Álvaro de Montoya, que se distinguieron por su valor en la batalla de las Navas de Tolosa contra los moros, en 1212, y Diego de Montoya, en 1227, fue uno de los once hijosdalgo principales que se hallaron en la conquista del Alcázar de la ciudad de Baeza (Jaén). En la conquista de Granada, al servicio de los Reyes Católicos se halló, en 1492, el Capitán Juan de Montoya, quien quedó heredado en aquellas tierras, dejando en las mismas amplia descendencia., y el Doctor Gaspar de Montoya fue miembro destacado del Consejo de la Reina doña Juana y de su hijo el Emperador Carlos V. Probaron los Montoya su nobleza, a lo largo de varios siglos, ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, así como su ingreso en las antiguas Órdenes Militares.

Armas.- Unos Montoya: De azur, con diez panelas de plata, puestas tres, tres, tres, y una en punta. Bordura de sinople, con el cordón de san Francisco, de plata.