Montiel

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido originario de origen toponímico, relativamente frecuente y repartido por España, procedente del topónimo Montiel, nombre de una villa perteneciente al p. j. de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real). Sus ramas pasaron a Extremadura, Valencia, Castilla y Andalucía. También hubo líneas en tierras del antiguo reino de Murcia. El topónimo Montiel procede del latín monte, con diminutivo –iel, propio del mozárabe de la zona. Ante la Real Chancillería de Granada probaron su condición de hidalgos, entre otros: Hernando de Montiel, vecino de Letur (Albacete), en 1548; Pedro Montiel, vecino de Alcaraz (Albacete), en 1584; Diego y Gil de Montiel, vecinos de Granada, en 1572, y Teodosio de Montiel, vecino de Umbrete (Sevilla), en 1644. Otra hidalga casa hubo en la población sevillana de Écija, y de ella fue el padre maestro N. Montiel, que ejerció el cargo de consultor de Santo Oficio de la Inquisición, así como José de Montiel Esquivel, hidalgo en 1725. Cristóbal de Montiel, vecino de Granada, fue, hacia el año 1500, Escribano Real y Receptor de la Real Audiencia y Chancillería de Granada. Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge para Montiel, en primer lugar: En azur, un león rampante, de oro, perfilado a su vez de azur.