Mateo

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, frecuente y repartido por España, procedente del nombre de bautismo Mateo, derivado del hebreo Mattitya, “don de Dios”. Se extendió en toda la cristiandad debido a san Mateo, uno de los cuatro evangelistas. El étimo del nombre Mateo es el latín Mathaeus, forma latinizada del griego Mathaios, Hubo antiguas y distintas casas del apellido en Aragón, Castilla, Galicia, Navarra, Catalunya, Valencia, Extremadura y Andalucía, algunas de probada nobleza y no emparentadas entre sí. Ante las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, ante la Real Audiencia de Aragón, en la Casa de Juntas de Guernica, ante los Tribunales y Cortes de Navarra y Álava, etc., probaron, a lo largo de varios siglos, su nobleza algunos Mateo de las distintas casas. Una de las zonas donde más familias Mateo florecieron fue en el antiguo Reino de Aragón, cuyas ramas pasaron a Catalunya y a la repoblación del antiguo Reino de Valencia (tomando la forma Mateu). Según el censo aragonés del año 1495 había casas de Mateo en Abanto, Acered, Alconchel de Ariza, Calatayud, Ibdes, Monreal de Ariza y Torralba de Ribota. Ante la Real Chancillería de Granada probaron su hidalguía: Bartolomé y Fco. Mateo, vecinos de Valdeganga (Cuenca), en 1529; José Rafael Mateo Guerrero, vecino de Hellín (Albacete), en 1831; Juan Mateo de Robles, vecino de Villanueva de la Serena (Badajoz), en 1544, etc.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge para Mateo, en primer lugar: En campo de plata, un roble, de sinople, surmontado de tres roeles de azur, puestos en faja.