Guerrero

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Antiguo apellido, bastante frecuente y repartido por España e Hispanoamérica, procedente del adjetivo castellano –guerrero-, apodo aplicado como nombre en la Edad Media al individuo “combativo”, “fuerte, valiente, fiero”; algunos de los así llamados, por el uso y la costumbre, convirtieron dicho nombre en apellido de familia. Hubo, por tanto, familias Guerrero de muy distinto origen, siendo las más antiguas aquellas que tuvieron su origen en Galicia, ambas Castillas y Aragón, cuyas ramas se extendieron por el resto de España. Se hallaron los de este apellido en muchos de los hechos de armas de la Reconquista, y vieron reconocida su nobleza, en repetidas ocasiones y a lo largo de varios siglos, por las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, por la Real Audiencia de Aragón, etc., así como para su ingreso en las distintas Órdenes Militares. Ante la Real Chancillería de Granada fueron reconocidos como hidalgos, entre otros muchos Guerrero, Francisco Guerrero, vecino de Aceuchal (Badajoz), en 1535; Juan Guerrero, vecino de Écija (Sevilla), en 1699; Francisco y Diego Guerrero, vecinos Huétor Tájar (Granada), en 1690, y Diego Guerrero, vecino de Jerez de la Frontera (Cádiz), en 1566. Y ante la de Valladolid lo fueron, entre otros: Sancho de Guerrero, vecino de Alda, en 1496; Alonso y Cristóbal Guerrero, vecinos de Cobellinos, en 1544, y Álvaro Guerrero de Rojas, vecino de Los Arcos, en 1621. Armas.- Unos Guerrero: De gules, con una banda de oro, y brochante sobre ella, una espada de plata, con la punta hacia abajo.