Gálvez

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, frecuente y repartido por toda España, procedente del nombre de origen germánico -Waldburgs-, “gobernante del burgo”, o del topónimo Gálvez, nombre de lugares llamados Gálvez en Navarra y Toledo. El apellido Gálvez se hallaba ya extendido por diversas regiones de España a finales del s. XIII, en especial por Aragón, País Vasco y Navarra, ambas Castillas, Andalucía, Murcia y Extrema¬dura. En un expediente de pruebas de nobleza de la Orden de Carlos III se lee que un solar muy antiguo de Gálvez radicó a una legua de Guernica, en Vizcaya, y que varios de sus caballeros pasaron a la ciudad de Teruel, en Aragón, fundando allí nueva casa, a la que pertenecieron Bernal Gálvez, uno de los tres Jueces árbitros para nombrar sucesor a la corona de Aragón en el Com¬promiso de Caspe y Maestre Racional de Cataluña; Melchor Gálvez, que asistió al Parlamento de Tortosa; Galcerán Gálvez, Cristóbal Gálvez, Inquisidor de Aragón, y Antón Gálvez, que se distinguió en la conquista de Granada. Probaron los así apellidados su hidalguía ante las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada. Así, ante la de Granada lo hicieron, entre otros: Pedro, Antón y Francisco Gálvez García, vecinos de Granada y el Campillo, en 1587; Cristóbal de Gálvez Santaella, de Córdoba, en 1698, y Rodrigo de Gálvez, de Archidona (Málaga), en 1762.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge, en primer lugar: De plata, un árbol de sinople y dos lobos, de sable, atravesados a su tronco y cebados de sendos corderos.