Domenech

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Muy antiguo apellido originario de Francia, desde donde pasó a Catalunya, Valencia, Alicante y Mallorca. Joan Domenech pasó desde Francia a servir a Jaime I de Aragón, hallándose en la conquista de la ciudad de Valencia. Su hijo, Lluís Domenech, habitó en la Baronía Turis. En el antiguo Reino de Valencia levantaron los Domenech casas en Sant Mateu (1237), Montcada (1247), Xátiva (1248), Alcoi (1263), Morella (1306), Sueca (1320), etc. En Catalunya, según el “fogatge” del año 1358, había casas de Domenech en Vilanova, Prunyunosa, Campllonch (Girona), Cabestany (Rosselló), Sant Celoni, Sant Pere dels Arquells y Vincelló. Rafael Domenech, de Girona, alcanzó el privilegio de Ciudadano Honrado de Barcelona y de Girona, en 1644, y Ángel Francisco Domenech, donzell de Perpinyan, fue elevado a la dignidad de Caballero de la Espuela Dorada del Principado de Catalunya por Carlos I, asistiendo a las Cortes de Monzón de 1537, obteniendo Privilegio Militar de Felipe II en 1564. Ramón de Domenech y Guau, Abogado de los Reales Consejos, natural de Vinebre de Montblanc, obtuvo la dignidad de Ciudadano Honrado de Barcelona en 1779. Hoy es apellido relativamente frecuente y repartido por toda España, procedente del nombre de santo Dominicus: “del Señor”.

Armas.- Las más antiguas fueron: En campo de sinople, un lebrel de plata rampante, cargado de una flor de lis de azur en la cara y sosteniendo en la mano un asta de sable, sumada de una cruz de plata, con una bandera de gules de dos puntas.