Cifuentes

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Al margen de antiguas leyendas que hacen originarios a los de este apellido de Bretaña o de Portugal, lo cierto es que el apellido lo es de origen toponímico, relativamente frecuente y disperso por España, procedente del nombre de aquellos lugares llamados Cifuentes que existen en España, en especial de la villa de Cifuentes (Guadalajara). El topónimo Cifuentes deriva del bajo latín -centu fontes-, es decir, “cien fuentes”, en referencia a la presencia de numerosos manantiales de agua. En el antiguo Reino de león (donde existe otra población llamada Cifuentes) hubo una muy antigua y noble casa de este apellido, cuyos miembros fueron Señores de Cifuentes. Los Cifuentes fueron creando distintas casas solares de notoria hidalguía en otras zonas de España, siendo las más conocidas las de Asturias, la de Cuenca, la de Zamora, la de Aragón y la de Baeza (Jaén). Ante la Real Chancillería de Valladolid probaron su nobleza, Bartolomé de Cifuentes y Juan de Cifuentes, ambos vecinos de Villamiel (Burgos), 1580; Blas Cifuentes, vecino de Guadalajara, 1555; Francisco de Cifuentes, de Aguilar de Campos, Valladolid, 1548, y Carlos de Cifuentes, vecino de Castro Nuevo (Zamora o Valladolid), 1546. Igual probanza de nobleza hicieron ante la Real Chancillería de Granada: Antonio y Francisco de Cifuentes, de Belmonte (Cuenca), 1698, y Francisco de Cifuentes, de Sevilla, 1585. Armas.- Las primitivas fueron: En campo de plata, cinco armiños, de sable, puestos en sotuer, y bordura de gules, con ocho sotueres de oro.