Checa

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Antiguo apellido castellano de origen toponímico, procedente de la villa de Checa, en la prov. de Guadalajara, cuyo étimo parece ser una forma mozárabe derivada del latín sicca, “seca”. El apellido es relativamente frecuente y se haya muy repartido por España, siendo recurrente en Madrid, algunas zonas de Castilla-La Mancha y en las prov. de Barcelona, Valencia, Granada, Jaén y Málaga. Probaron los Checa su hidalguía, en repetidas ocasiones, ante las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, haciéndolo en ésta última, entre otros: Crisanto de Checa, vecino de Serón (Almería), en 1733; Diego de Checa, vecino de Úbeda (Jaén), en 1536; Fco. Checa, vecino de Andújar (Jaén), en1587; Juan de Checa y Aguilera, vecino de Martos (Jaén), en 1693, y Gerónimo e hijos Checa Pacheco, vecinos de Archidona (Málaga), en 1766. Miembros de la ilustre familia sevillana de Checa y Osorno, probaron nobleza en las órdenes militares de Santiago, Alcántara y Calatrava por los años de 1800. Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge para Checa, en primer lugar: En plata, una torre de azur, mazonada, con puertas y ventanas de sable y oro, y, saliendo del homenaje, una bandera blanca con cruz de gules de Calatrava; a la puerta de la torre, un lebrel al natural.