Cerdán

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido relativamente frecuente y repartido por España, si bien se registra sobre todo en Alicante, Valencia, Navarra, Barcelona, Zaragoza, Murcia, Almería y Madrid. Según algunos autores, el primitivo solar de este apellido fue el lugar de Cerdán, que dio nombre al linaje y que estaba enclavado en el término de Zaragoza. Hace mucho tiempo que dicho lugar es un despoblado, ignorándose la época y la causa de su desaparición. Sin embargo, otros autores consideran que Cerdán es una variante aragonesa y navarra del apellido de origen catalán Cerdà, procedente del gentilicio –cerdà-, natural de la Cerdanya,”. Algunas de las más antiguas noticias, referentes a este apellido, las recoge el que fuera cronista del Rey Jaime I “el Conquistador”, Mosén Jaime Febrer en sus famosas Trovas, pues habla del caballero llamado Gil Cerdá, del cual escribe que tenía su noble y antigua casa solariega en el pueblo de Villerdá, de las inmediaciones de Zaragoza. Otras muy notables y antiguas casas de este apellido hubo en las poblaciones aragonesas de Escatrón, Zaragoza, Sobradiel, Usón, San Juan de Siest, Pinseque y Mallén. De Mallén fue Mariano Cerdán que vio reconocida su Infanzonía, en 1804, por la Real Audiencia de Aragón. Manuel Cerdán de Landa y Salazar, vecino de Talavera (Toledo) fue reconocida su nobleza, en 1738, por la Real Chancillería de Valladolid.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge, para Cerdán: En sinople, un guerrero a caballo, de plata, alanceando a un dragón, de sinople.