Aceituno

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Antiguo apellido, poco frecuente y registrado sobre todo en Madrid y Barcelona; asientos importantes encontramos en Extremadura (principalmente en la provincia de Cáceres) y en Andalucía (principalmente en las provincias de Jaén, Córdoba, Sevilla y Granada). El apellido nació, en general, del apodo –aceituno-, nombre dado a personas con la cara del “color de la aceituna”, es decir, “verdoso”, “oliváceo”. No obstante, en otros casos, este apellido tiene origen toponímico, pues existe una localidad llamada Aceituno en la provincia de Huelva, cuyo nombre proviene del castellano –aceituno-, “olivo” o tal vez directamente del árabe az-zäytûn, “los olivares”. Una muy antigua y noble casa de Aceituno hubo en Laredo (Cantabria), de la que hace mención Don Francisco Lozano en su “Nobleza General de España”, cuyas ramas pasaron a Castilla, Extremadura y Andalucía. Los Aceituno de Extremadura probaron su nobleza en la Orden de Carlos III y en la Real Chancillería de Valladolid. José Francisco Aceituno y Cepeda, nacido en Talavera de la Reina (Toledo) en 1712, fue Juez Subdelegado por S.M., Regidor perpetuo de Talavera, siendo reconocido como Hijodalgo, en 1751, por la citada Real Chancillería de Valladolid. Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” recoge, en primer lugar: En plata, un olivo de sinople, con el tronco atravesado por una espada. Bordura de oro, con cuatro cruces de gules.