Redal

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, muy poco frecuente y disperso por España, si bien se registra sobre todo en las provincias de Valencia y Zaragoza, siendo menor su presencia en Madrid, Vizcaya, Sta. Cruz de Tenerife, Murcia, Huesca, Gerona, Toledo, etc. Procede de las localidades de El Redal (La Rioja) y Redal (Asturias), cuyos nombres tomaron los progenitores de las familias hoy así apellidadas (por ser originarios de las mismas), según fue costumbre en la Edad Media. Pasó a Aragón, antiguo Reino de Valencia y Castilla. En Aragón, según consta en el censo de hogares del año 1495, una familia apellidada Redal vivía en la villa de Aliaga (Comunidad de Teruel y Albarracín). En la Real Chancillería de Valladolid se conserva la ejecutoria del pleito litigado por Juana de Garay, vecina de Ocilla y Ladrera (Burgos), y Pedro Martínez de Redal, vecinos de Treviño (Burgos), con Luis de Acebes, Antonio de Madrid, Bartolomé de Roa, Juan de Roa y Andrés Pérez, vecinos de Dueñas (Palencia), año 1571. Otro documento recoge el pleito litigado por Francisco del Redal, vecino de Aguilar de Campoo (Palencia), año 1700. José García Hevia, vecino de Juncedo, parroquia de Molleda, en el concejo de Corvera (Asturias), casado con Manuela de Bango Redal, solicitó en 1819 licencia para que su hijo Nicolás García Hevia, pasara a La Habana (Cuba), a la compañía de su tío Esteban de Bango Redal, vecino y del comercio en dicha ciudad.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” le asigna: En oro, un jabalí, de sable, atravesado de un dardo, de oro.