del Toro

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, poco frecuente y registrado sobre todo en Madrid, Las Palmas de G. C., Sevilla, Valencia y Huelva. Pasó a Hispanoamérica. Procede, por lo general, de lugares llamados Toro existentes en Zamora, Castellón, etc., cuyo nombre probablemente proceda de un radical tor- o tur-, “monte, elevación del terreno”. También podría proceder del apodo –toro-, aplicado a individuos destacados por su fuerza y bravura. Hubo familias Toro entre los repobladores del antiguo Reino de Valencia, con casas en Ador (1373), Torrent (1379), Morvedre (1421), etc. Pasaron al Reino de Murcia, y en el reparto de las tierras ganadas a los moros en la ciudad y término de Lorca fueron agraciados Esteban del Toro, Gómez del Toro y María de Toro. Algunas ramas de estos (del) Toro pasaron a tierras de Jaén, Almería, Granada, etc. Vieron reconocida su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada, entre otros: Simón y Pedro de Toro, de Córdoba, en 1513, y Alonso y Luis de Toro, de Llerena (Badajoz), en 1595, y ante la Real Chancillería de Valladolid lo hicieron: Miguel de Toro, de Madrid, en 1571; Juan de Toro, de Olmedo (Valladolid), en 1558, y Gaspar de Toro, de Medina del Campo (Valladolid), en 1575. Diego de Toro, peón de la Compañía del Capitán Soto, participó en la conquista de Tenerife; en 1538 era vecino de Buenavista. En 1598 pasó a Perú Juan del Toro, clérigo presbítero, vecino de La Granja (Cáceres), y en 1601 pasó a Cuba el Capitán Antonio del Toro, vecino de Segovia.

Armas.- Unos (del)Toro: En azur, cuatro aspas de molino, de oro.