de las Heras

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido de origen toponímico, relativamente frecuente y repartido por toda España, con sus principales asientos en Castilla-León, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía y Barcelona. Procede del nombre de las poblaciones así llamadas que encontramos en España, principalmente de Las Heras (Guadalajara), Heras (Cantabria) y Heras (Cáceres), con origen en el sustantivo castellano –era-, “espacio de tierra donde se trillan las mieses”, del latín –area-. El apellido se ha venido escribiendo a lo largo de la Historia, indistintamente, como “de las Heras”, “las Heras”, “Lasheras” y “Heras”, según la época y la familia, no siendo infrecuente hallarlo escrito, en una misma familia, de distintas formas. Ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, probaron su hidalguía, entre otros muchos portadores de este apellido: Damián de las Heras, vecino de de Oña (Burgos), en 1572; Gaspar de las Heras, vecino de Villolquite (Palencia), en 1669; Juan de las Heras, vecino de Villalpando (Zamora), en 1536; Pedro de las Heras, vecino de Cabezabellosa y Casa del Monte, jurisdicción de Plasencia (Cáceres), en 1647; Sancho de las Heras, vecino de Berlanga (Soria), en 1544; Raimundo de Heras, vecino de Burgos, en 1779; Manuel de las Heras Castillo, vecino de Santander, en 1772; Antonio Isidoro de las Heras Iriarte, vecino de Labastida (Álava), en 1777, y Eduardo de las Heras, vecino de Belchite (Zaragoza), en 1777.

Armas.- Unos de las Heras, trajeron: De oro, con dos lobos de azur, puestos en palo. Bordura de gules lisa.