Balsa

Share

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar.

Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. La homonimia en los apellidos no es nunca certeza de consanguinidad. Esta sólo se puede afirmar elaborando un árbol genealógico que la demuestre. Mientras no se demuestre el contrario, sólo tenían escudo de armas las familias nobles. Una persona no noble que quiera dotarse de escudo de armas para él y su descendencia por línea masculina, puede hacerlo sólo acudiendo a un rey o cronista de armas o consejero heráldico oficialmente autorizado.

Apellido, poco frecuente y repartido por España, con su principal asiento en la provincia de A Coruña y notable presencia en Lugo, Madrid, Asturias, Barcelona y León. En general, es apellido gallego, si bien otras familias son de origen navarro, con ramas en Aragón, Catalunya, Valencia, etc. Procede del topónimo Balsa, cuyo origen está en el sustantivo –balsa-, “depósito artificial en que se recogen las aguas llovedizas”, y también de la voz vasca –balza-, “pedregal bajo; muchas cuestas”. Familias Balsa, probablemente originarias de Aragón, aparecen en el censo catalán de hogares del año 1553, pues Bernat Balsa vivía en Alguerri (Lleida); Antoni Balsa vivía en Os (Lleida), y Berthomeu y Pere Balsa vivían en Paboleda (Tarragona). En la Real Audiencia de Pamplona (Navarra) vio reconocida su hidalguía, en 1732, Pedro Merino de Balsa, y Manuel de Balsa probó su nobleza, en 1722, para ingresar como Caballero en la Orden de San Juan de Jerusalén. En 1790, María Josefa de la Balsa Guzmán Salaverri y Soler, natural de Barcelona, presentó pruebas de nobleza para el ingreso como religiosa en el Convento Santa Fe de Toledo de la Orden de Santiago. En Aragón, en 1666, Jorge la Balsa era lugarteniente de la Corte del Justicia. El aragonés Miguel de la Balsa presentó en 1643 solicitud para ser armado Caballero.

Armas.- El “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica” le asigna, en primer lugar: En azur, un árbol de su color natural, sobre ondas de agua de azur y plata, acostado de cuatro flores de lis, de oro, dos a cada lado, Bordura de oro.